Guía para salvar al deporte (y la Educación Física)

Identificar actores; redefinir su denominación y alcance; ejecutar un censo ampliado desde las bases del sistema; estimular la creación de organizaciones deportivas y eventos con fines de lucro, renovar la gestión profesional del deporte. Actualizar la legistación deportiva; establecer una línea de base sobre los organismos que utilizan y aplican la estrategia de deporte para el desarrollo y la paz; independizar las funciones de Inspección, Vigilancia y Control; desregular el deporte profesional; reactivar el sector del fitness; resignificar la educación física.

Identificar los actores del sector

Esta tarea ya había sido planteada por el Plan Decenal del Deporte 2009-2019 (Coldeportes, 2013), que señalaba como una dificultad de articulación y coordinación la falta de reconocimiento de los actores de la recreación, la educación física, la actividad física. Luego de identificar los actores, es necesario redefinir su denominación y alcance (Coldeportes, 2013).

El deporte como derecho en Colombia abarca también la actividad física, los juegos, la recreación, el deporte organizado y los juegos y deportes autóctonos. Esto le representa un reto gigantesco al Ministerio del Deporte como gestor de una cartera amplia, diversa, compleja, contradictoria e interrelacionada como lo es el deporte. Este paso demanda la ejecución de un censo ampliado de individuos y organizaciones, una caracterización de abajo hacia arriba, desde los municipios hasta la capital.

¿Quiénes y cómo generan valor para la economía de este amplio sector?

En el año 2010, un grupo de investigadores de la Universidad de Antioquia (Ruiz, Muñoz, Mesa, & Molina, 2010) habían formulado una propuesta para medir el impacto del deporte en la economía nacional, que si bien se queda corto definiendo el sector ampliado del que vengo hablando, representaría una oportunidad para empezar por algo.

El deporte como sector es un sector productivo indeterminado, indefinido, esquivo a la caracterización y a las hojas en excel. ¿Es el pole dance un deporte? ¿Lo son los eSports? ¿Lo es el baile deportivo? ¿La calistenia es un deporte?

La industria del deporte: Una industria sin competencia

El padrinazgo histórico del Estado al deporte asociado ha creado un entorno propicio para falta de creatividad en la gestión y el marketing deportivo. Si vamos a hablar de industria del deporte, entonces bienvenido el libre mercado, la creación de organizaciones y eventos con fines de lucro, y una nueva de gestión profesional del deporte.

El creciente interés de los gobiernos y la empresa privada en el deporte han hecho que tome fuerza un discurso que presenta al deporte como industria. El deporte no es una industria, si lo fuera, ¿por qué las organizaciones deportivas no son empresas? ¿por qué el Estado protege y patrocina el monopolio del deporte asociado? ¿por qué conservan el estatus de Entidades Sin Ánimo de Lucro, asociaciones deportivas que se comportan y se manejan como corporaciones? ¿por qué todavía existe el deporte amateur?

Muchas escuelas de iniciación y formación deportiva que dicen ser ‘formadoras’ y ‘educativas’ tienen el foco en un negocio; un negocio ‘legal’ por el poder del capital, pero que en otro contexto sería considerado trabajo infantil y comercio de personas. Los sentimientos y valores del deporte se contradicen cuando se juzga y se niega la existencia del negocio, pero se persigue con fe y trabajo una transacción al fútbol europeo.

El deporte escolar y formativo, casi hasta la llegada de los pocos que alcanzan el deporte profesional, es patrocinado por familiares, y por el empleo individual (en otros sectores) del llamado deportista aficionado. Ver la historia de Maria Isabel Urrutia.

Actualizar la ley del deporte

Se necesita una actualización que tenga efectos prácticos en el sector y en el sistema nacional del deporte ampliado, que ayude a solucionar los problemas históricos del sector como los clubes, ligas y federaciones de papel, la alta informalidad en la gestión deportiva, la baja rendición de cuentas, la falta de coordinación entre los entes públicos del sector. Estos y otros problemas del sector ya fueron reconocidos en el Plan Decenal 2009-2019, y en otros estudios de investigadores de la Universidad de Antioquia hace más de diez años (Mesa Callejas, Arboleda Sierra, Gaviria Garcia, & Guzman Finol, 2010). La actualización de la ley deberá tomar medidas contra problemas que amenazan la credibilidad en el sector: el abuso de menores, el machismo en la gestión y en la toma de decisiones, el arreglo de competencias*, el papel de las apuestas en el deporte aficionado y profesional, el doping** y el nepotismo.

El deporte social comunitario

El deporte social comunitario no depende ni necesita del Estado. Las personas en las comunidades urbanas y rurales practican deporte, actividad física y recreación sin la necesidad de contratistas. Ni la infraestructura deportiva ha sido necesaria para la recreación. Las comunidades han hallado en la adversidad, las herramientas para satisfacer su necesidad de recrearse. El discurso del deporte como vehículo de transformación social ha sido utilizado por servidores públicos de turno para aplicar a discresión esquemas privados de contratación y aceitar campañas políticas regionales.

La coordinación de la sociedad civil, la representación de las organizaciones de base comunitaria, las ONGs que utilizan el deporte como instrumento de desarrollo (que es diferente al desarrollo deportivo) debe estar coordinada por subsistemas, o por un organismo nacional, constituido sobre la base de la gobernanza en red desde abajo hacia arriba. En ese orden de ideas, el Ministerio debería apoyar con recursos financieros y técnicos a los entes municipales del deporte para que establezcan una línea de base sobre los organismos no deportivos que utilizan y aplican la estrategia de deporte para el desarrollo, y el deporte para todos ampliamente reconocida en el mundo.

Inspección, Vigilancia y Control INDEPENDIENTE

Se necesitan nuevos movimientos sociales que faciliten el control ciudadano a la gestión pública del deporte. El control de escritorio que hace la oficina de IVC (Inspección, Vigilancia y Control) de Mindeporte, le hace un flaco favor al sistema. Ni los organismos de control del Estado harán cumplir las normas y los pactos que prometen transparencia, si la ciudadanía sigue dividida entre promotores y detractores del gobierno de turno; se necesita una ciudadanía empoderada y activa que facilite el control social, que actúe con un propósito digno.

El deporte profesional

El deporte profesional, en especial el fútbol, no necesita la mano salvadora del Estado. Los salarios desproporcionados, las transferencias multimillonarias de jugadores escapan a cualquier análisis razonable. ¿Qué capitalista sensato estaría dispuesto a invertir millones de dólares en un futbolista que puede lesionarse en cualquier instante? En una entrevista del técnico de Atlético Nacional, Juan Carlos Osorio dijo;

“el fútbol es una burbuja, hay salarios que no son coherentes con nuestra sociedad” además agregó, “los profesionales de la salud y la educación deberían ganar mucho más. Admiro y defiendo a nuestros jugadores, pero nos estábamos dando una vida que no nos corresponde”.

Juan Carlos Osorio

La ciudadanía no necesita el deporte como entretenimiento, necesita deporte como actividad física, necesita ser actor, no espectador, necesitamos el deporte como paliativo para nuestra salud mental. La televisión podría seguir retransmitiendo partidos, y la industria del deporte profesional, que históricamente ha escapado a todo tipo de control y rendición pública de cuentas, encontrará el camino para su reactivación funcional y comercial.

El fitness y la actividad física

El pasado 28 de abril, un grupo de dirigentes (representantes legales de Bodytech, Spinning Center, Action Fitness, Athletic, Animal X, Stark, Asogym Valle del Cauca y Smart Fit.) del autodeniminado sector del fitness, se dirigieron al presidente Iván Duque Márquez para presentar la petición de permitir la reapertura de sus negocios cuanto antes, y reclamando un espacio de participación en las mesas de trabajo del gobierno en las que se está planteando la reactivación de los diferentes sectores de la economía. Los pequeños gimnasios de barrio, paralizados por el miedo y la incertidumbre por abrir ilegalmente, están empezando a vender sus equipos a sus ex-clientes.

Educación física y deporte no son lo mismo

Que las actividades físicas han jugado, y juegan, un importante papel en la sociedad de masas y en la cultura de masas es una realidad incuestionable. No existe, en este momento, ninguna actividad o manifestación humana, en relación con la cultura de masas con una dimensión superior al deporte y a las actividades físicas; por ello, es preciso que a la hora de hablar de la educación física tengamos que tenerlo forzosamente en cuenta.

Manuel Vizuete Carrioza. COVID 19 CORONAVIRUS. LA PEDRADA QUE DERRIBÓ AL GIGANTE DEL DEPORTE.

En Colombia se habla por estos días de una Ley -en trámite- del entrenador deportivo. Escucho con precaución como se confunden entrenadores con licenciados, y licenciados con entrenadores; parte por la inercia del momento -promovida por unas élites del deporte nacional-, parte por la crisis de identidad de los profesores de educación física.

La formación de entrenadores no debe -ni puede- ponerse en el mismo plano con la formación de licenciados en educación física, ambas profesiones contraponen los objetivos del entrenador a los del educador, y los fines de una parte a los de la otra.

¿Sabían que la Educación Física ya tiene una ley? La ley 934 de 2004, aprobada el 30 de diciembre de 2004. ¿Será por ello que (casi) nadie habla de ella? Es corta, vale la pena leerla para ver el panorama. En este enlace pueden accceder a ella.

Cierro con un aparte del blog del profesor Vizuete: El forzoso aislamiento en mínimos espacios, y la necesidad de llenar el tiempo libre infinito diario de los niños, durante esta pandemia, ha puesto de manifiesto varias cuestiones: la primera de ellas es que las asignaturas escolares conocidas como marías: educación física, plástica y música, han sido, de facto, los recursos vitales y psicológicos, improvisados e imprescindibles, para aguantar, de forma razonable, el encierro.

*Proyecto de Ley en curso.

**Proyecto de Ley en curso.